minientrada ¿Por qué debes enseñar a tu hijo a gestionar la frustración?

MujeraDiario1

  ¿Qué le puede pasar a tu hijo si no aprende a gestionar la frustración?

  La frustración es un sentimiento de desilusión que aparece por la imposibilidad de satisfacer un deseo o una necesidad, que suele llevar a la decepción y, si no se gestiona adecuadamente, a la ira.

  Es normal que los niños sientan tristeza, impotencia e incluso rabia cuando no consiguen aquello que desean. Por eso es necesario que les enseñemos a tolerar la frustración, una emoción que si no se gestiona adecuadamente, puede convertir a esos niños en adultos con problemas emocionales.

  El desarrollo del niño pasa por distintas etapas de madurez, tanto física como cognitiva. Así, entre los 3 y los 6 años, los niños se caracterizan por su egocentrismo. Entre los 6 y los 10 años ya son capaces de sentir empatía y ponerse en el lugar de otra persona; pero no será hasta los 10-12 años cuando logren la plena empatía social; es decir, la capacidad de adaptarse ante la diferencia de los otros.

¿Por qué debemos enseñar a nuestros hijos a gestionar la frustración?

  • Para evitar el sobreproteccionismo

MujeraDiario

  • Para prevenir rabietas en la etapa infantil y reacciones agresivas en la etapa adulta.
  • Para impedir que los niños se vuelvan exigentes, poco flexibles y tiranos.
  • Para sortear los estados de ansiedad e inseguridad que suelen acompañar a la frustración.
  • Para evitar que se vuelvan impacientes e impulsivos, con dificultad para adaptarse a los cambios, que se acostumbren a los refuerzos inmediatos y abandonen las tareas sin persistir en su logro.
  • Para impedir que se conviertan en personas intolerantes que no aceptan los errores ni el fracaso.
  • Para hacerles personas más fuertes que aprendan de los errores y a solucionar los problemas por sí mismos.
  • Para ayudarles a que encuentren soluciones alternativas a sus problemas.
  • Para que, al mismo tiempo, puedan desarrollar otras habilidades sociales como la paciencia, la tolerancia o la aceptación.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar la frustración?

  • Seamos un modelo de referencia. Los hijos aprenden e imitan a los padres.

MujeraDiario2

  • Hablemos con ellos sobre lo que sienten.
  • Ayudemos a nuestros hijos a canalizar su frustración por otras vías (ejercicio físico, ejercicios de respiración, ejercicios de relajación, etc.)
  • Dejemos que nuestros hijos lloren. El lloro es una respuesta emocional normal que no debemos tratar de anular.
  • No hagamos siempre las cosas por ellos, aunque las hagan mal. El error también forma parte del aprendizaje; pero tampoco les neguemos la ayuda si de verdad la necesitan.
  • No intentemos evitarles las frustraciones (excepto aquellas para las que, por su corta edad, aún no estén preparados). La vida está llena de ellas, y tarde o temprano que tendrán que enfrentarse a situaciones adversas o molestas por sí mismos.

  Ayudarles a gestionar esta habilidad les ayudará a enfrentarse mejor a las situaciones de la vida y será un predictor de su éxito personal y social.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s