minientrada Prevalencia de la violencia machista en comunidades donde predomina la cultura del honor

MujeraDiario0

  Las sociedades mediterráneas, de América Central y del Sur, y del Medio Oriente han sido denominadas como culturas del honor, debido a determinados patrones culturales  muy arraigados en ellas, tales como las estructuras sociales tradicionales o el peso que tiene la opinión pública en la vida social.

  En estas culturas, los hombres son los “encargados de cuidar a la familia y proteger a las mujeres de ciertas conductas deshonrosas de carácter sexual“, y no dudan en ejercer la violencia (ya sea verbal o física) cuando lo consideran “oportuno y justificable”, como cuando existe sospecha de infidelidad (sospecha que muchas veces es falsa, por cierto). Deben mantener su “reputación“, basada en la fuerza, la valentía y la intolerancia a la falta de respeto.

  Las mujeres, por el contrario, son anuladas, humilladas y tratadas como una propiedad; y deben mantener una “reputación” de lealtad y pureza sexual.

 En España, concretamente, esta cultura del honor surgió con el ejército de la Edad Media, a través del cual se originó una clase noble que promovía valores como el honor y la reputación.

MujeraDiario1

 Pues bien, un nuevo estudio revela que la violencia machista y las conductas sexualmente coercitivas prevalecen mucho más en las comunidades caracterizadas por la cultura del honor.

  El estudio se realizó en Estados Unidos, comparando la conducta de hombres de estados del sur y del oeste (donde prevalece con mayor dominancia la cultura del honor) con la de hombres de estados del norte o del este, y controlando otros posibles factores que pudieran interferir en los resultados, como las creencias religiosas, la ruralidad o el nivel socioeconómico. Los patrones de violencia machista y doméstica, así como el número de violaciones y agresiones sexuales aparecían significativamente con bastante más frecuencia en los hombres blancos de las regiones del sur y oeste.

  Los hombres de las comunidades donde está muy arraigada la cultura del honor tienden a reaccionar con mayor agresión (cuando su honor se ve amenazado o cuando su masculinidad ha sido cuestionada por terceros) que aquellos que viven en otras comunidades, cita el estudio. Estos, experimentan picos en sus niveles de testosterona y cortisol y responder con mayor hostilidad y agresión. Su conducta también se cotejó con el número de homicidios y suicidios relacionados con el honor.

  Esta investigación muestra la importancia que el componente cultural e, incluso, la región geográfica pueden tener a la hora de prevenir la violencia machista y las agresiones sexuales, un problema de primer orden en muchos países y que afecta a millones de mujeres de todo el mundo cada año.

  Esto también significa, para concluir, que si vivimos en una de estas regiones y en nuestra comunidad predominan estos rasgos culturales, aumentan las posibilidades de que lleguemos a ser víctimas de violencia machista o de conductas sexualmente coercitivas.

MujeraDiario

  REFERENCIAS:
Brown, R. P., Baughman, K., & Carvallo, M. (in press). Culture, masculine honor, and violence toward women. Personality and Social Psychology Bulletin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s