minientrada ¿Por qué las mujeres reprimimos la ira?

MujeraDiario

  La historia de muchas mujeres se podría resumir en un estado permanente de ‘rabia contenida, y es que nuestra historia ha estado y sigue cargada de desigualdades, de trabas, de abusos, de injusticias y de violación de nuestros derechos. ¿Cómo no vamos a sentir ira?

  Muchos, sin embargo, ven esta expresión de ira femenina como una amenaza. Entonces los cánones sociales establecen que la ira no es un comportamiento típicamente femenino, así que nos invitan a suprimirlo o a reducirlo a la máxima expresión…Entonces callamos. ¿Cuánto nos hemos callado? ¿Cuántos sentimientos hemos reprimido? ¿Qué hemos logrado reprimiendo nuestra ira?

  La ira es, sin embargo, una emoción puramente humana; sin embargo y debido a la cosificación de la mujer en las sociedades patriarcales, la ira (que en los hombres se percibe como un comportamiento netamente natural), en la mujer se ve como inadecuado y poco propio.

Mientras los hombres suelen externalizar su ira verbal o físicamente, las mujeres tendemos a canalizarla interiormente, pero reprimiéndola. La sociedad nos induce a considerar la ira no como una reacción normal como seres humanos que también somos, sino como una expresión irracional, exagerada y asociada a un estado de excesiva susceptibilidad. La consecuencia de esta internalización de la ira nos crea dudas y confusión, y entramos en conflicto con nosotras mismas y con los demás.

MujeraDiario

Hay estudios médicos que muestran cómo el enmascaramiento de la ira puede causar episodios más frecuentes de nerviosismo, estrés y un mayor riesgo de ataques de ansiedad y pánico. Además, las mujeres que no externalizan su ira son más propensas a somatizar su estado en malestar físico y a padecer depresión. Muchas experiencias tempranas favorecen la represión y supresión de la ira en la mujer, incluso cuando ésta también puede tener efectos positivos.

  La ira que no es sana nos causa malestar físico y emocional, frustración, miedo, y pérdida de control o la agresividad. Al mismo tiempo, sin embargo, también tiene aspectos positivos: nos permite confrontar los problemas y peligros, y nos inyecta una buena dosis de energía que podemos canalizar de forma constructiva si logramos el autocontrol. La ira puede ser una emoción saludable que nos ayudará a protegernos contra el abuso.

  Intentar anular o reprimir un sentimiento natural tiene un efecto contrario y deshumanizante. El sentimiento de ira, lejos de desaparecer, se mantiene activo internamente y destruye nuestra capacidad de empoderamiento así como la habilidad para satisfacer nuestras necesidades y deseos.

¿Pero cómo canalizar nuestra ira para que sea saludable sin llegar a la agresión?

MujeraDiario

Nuestro bienestar emocional requiere que aprendamos a reconocer y aceptar todas nuestras emociones.

Cuando hemos sido capaces de distinguirlas, podemos pensar pausadamente sobre cómo nos sentimos y evitar actuar impulsivamente. Por el contrario, los conflictos surgen cuando queremos negar o suprimir esas emociones.

   A continuación te damos algunas pautas para canalizar positivamente tu ira:

MujeraDiario

  1. Párate a pensar si la ira está justificada.
  2. Expresa tu ira de forma asertiva, hablando y compartiendo con otros cómo te sientes.
  3. Aléjate durante unos minutos del foco que desencadena tu ira (sal del lugar, no prestes atención al problema, o respira hondo y cuenta hasta diez).
  4. Dedica unos minutos a pensar en algo agradable mientras te tranquilizas.
  5. Realiza una actividad física: las endorfinas liberadas con el ejercicio te ayudarán a mantener la calma. La meditación te ayudará a liberar el estrés y la ansiedad.
  6. Canaliza tu ira por medio de una actividad creativa: escribe, pinta, dibuja o haz pasatiempos.
  7. Duerme de forma adecuada: dormir entre 7-8 horas diarias te ayudará a estar de mejor humor.
  8. Registra tus episodios de ira (qué o quién la causó, cómo te sentiste y cómo reaccionaste), así aprenderás a identificar qué cosas tienen en común y las situaciones que la desencadenan.
  9. Elabora estrategias para el control de la ira, anticipándote y modificando las posibles reacciones.
  10. Escucha música relajante.
  11. Si la ira está causada por una situación de abuso y/o agresión (ya sea física o verbal) pide ayuda a tu familia, amigos o a las autoridades para resolver el problema.
  12. Si la ira desemboca en conductas agresivas, pide ayuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s